Un día de verano

Son muchos los días de verano que ya han transcurrido desde que aquel 24 de junio inauguramos una nueva estación, la estival. Muchos de nosotros estábamos ansiosos porque llegara este verano, estos tres meses que ahora solo se quedan en unos veinti-poco dias para los que comenzamos la universidad el día 10 de septiembre, y unos cuantos días menos para los que comienzan el trabajo el día 1. El pasado invierno, como todos, fue larguísimo, pero en mi caso, un poco más debido a que me enfrentaba a la temida selectividad. Todo aquel cóctel de nervios, dolores de cabeza y retortijones pasaron al recuerdo en cuanto hubo acabado. Es más, no puedo estar más ilusionado por empezar la universidad, pues una nueva etapa me está esperando en DADE (Derecho más Administracción y Dirección de Empresas). Sí, en efecto, estoy muy loco por atreverme con  dos titulaciones de golpe, pero siempre me ha gustado el mundo de los negocios, y el derecho es una muy buena combinación para este ámbito. 

Supongo que muchos de vosotros ya habréis ido a aquellos lugares pendientes y hecho aquellas cosas que tanto estabais esperando cumplir una vez llegase el verano. De todas formas, para aquellos que aún os faltan cosas por tachar en vuestra `bucket list´ os animo a que salgais a la calle a conseguirlo y apaguéis el ordenador y el móvil (después de haber leído mi entrada por supuesto).  Aún quedan unos días de verano, como decía la canción de Amaral (¿o no era así?, bah, no me acuerdo) para que nuestros sueños se cumplan. Y por ello quiero recordaros que un sueño puede ser de cualquier tamaño. No hace falta viajar a Barbados como hace la conocida `Riri´ (Rihanna) para que nuestro cuerpo se sienta complacido. A veces, en los pequeños detalles reside el significado de muchas cosas que pasábamos por alto. Ese escalofrío fresco y puro que nos recorre el cuerpo cuando escuchamos nuestra canción preferida, relajándonos al instante, puede encontrarse en cualquier esquina, en cualquier acto que hagamos o que nos brinden. Déjate llevar y notarás esos escalofríos más a menudo. 

Hoy os dejo una sesión que he hecho esta mañana, aprovechando que tenía a mi hermana, y estaba accesible (de humor) para pedirle que me hiciese unas cuantas fotos. 































2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar